PEDRO LEMEBEL: “El Revolucionario que nos revolucionó”

03-02-2015

Columna de Camila Vallejo publicada el jueves 29 de enero  en numero especial de The Clinic, dedicado a Pedro Lemebel.   El 8 de Enero de 2015 quedará para siempre en mi memoria. Ese día fue el último en el que pude conversar con el eterno Pedro Lemebel. En la Fundación Arturo López Pérez, donde […]

plem1207141

Columna de Camila Vallejo publicada el jueves 29 de enero  en numero especial de The Clinic, dedicado a Pedro Lemebel.

 

El 8 de Enero de 2015 quedará para siempre en mi memoria. Ese día fue el último en el que pude conversar con el eterno Pedro Lemebel.
En la Fundación Arturo López Pérez, donde recibía los tratamientos para su cáncer, de inmediato el personal adivinó que íbamos a ver a Pedro, pues, como en todas partes, era un ser de luz. Al llegar a su habitación, lo acompañaban grandes amigos de la vida, como Héctor, que viajó de San Salvador a apoyarlo y la destacada actriz Claudia Pérez, que ha protagonizado montajes teatrales basados en sus obras.
Aunque el maldito cáncer le dificultaba enormemente hablar, compartimos una amena conversación sobre la vida, su madre, mi hija, la política, Gladys, el sistema de salud, en fin, de todo lo que se podía hablar con ese mundo inagotable que era Pedro.
Le conté que lo conocí en el liceo, por ese gran libro “De perlas y cicatrices” y desde ahí me sentí conectada con su pluma. El me mostró las fotos que sus amigos pegaron, como testimonio del homenaje que la noche anterior le hicieron muchos artistas nacionales. Homenaje al que asistió sin permiso de la clínica, como último acto de rebeldía. Ese verdadero diario mural estaba junto a una foto de Gladys Marín, a quien Pedro acompañó activamente en su campaña presidencial y que con el tiempo se transformó en una su gran amiga.
Fui a visitar a un amigo y compañero que nos apoyó siempre, para darle fuerza en un momento tan difícil y en realidad yo recibí la fuerza de su mano fraterna.
Cuando me enteré de su muerte, pasaron por mi cabeza muchas reflexiones, las que confirmé en su masiva despedida en la Iglesia Recoleta Franciscana. Resulta maravilloso ver como una iglesia vence la homofobia absurda de sus cúpulas y cumple el sueño de Pedro de ser velado donde él asistía comúnmente a compartir con quienes van a los comedores populares de los franciscanos.
Pero la victoria de Pedro contra la homofobia, no sólo la ganó ahí, también fue victorioso en la izquierda chilena y el Partido Comunista, al que intentó entrar en su juventud, pero no fue aceptado por ser abierta y valientemente homosexual.
Es que hay que reconocerlo, las organizaciones que buscan representar los pensamientos más humanistas y avanzados, de vez en cuando, también son penetradas por miradas retrógradas y patriarcales.
Pedro no eligió el camino de la simple queja a la homofobia en la izquierda, la enfrentó, desde los tiempos de “Las yeguas del apocalipsis”, una potente expresión de contracultura en los años de dictadura. En esos años, dijo públicamente a quienes luchaban por derrotar al tirano “Porque la dictadura pasa. Y viene la democracia. Y detrasito el socialismo. ¿Y entonces?, ¿Qué harán con nosotros compañero?”
Pedro optó por hablar desde su diferencia, sin duda muchos no lo comprendieron, otros lo rechazaron, pero él triunfó. Así como Tomás Gutiérrez Alea en Cuba remeció las conciencias con la película “Fresa y Chocolate”, visibilizando la homosexualidad, proceso que ahora, gracias al impulso de la doctora Mariela Castro Espín ha implicado que la isla cuente con avanzadas leyes sobre identidad de género.
Pedro, junto a Víctor Hugo Robles y otros activistas contaron para esta lucha con una gran aliada, Gladys Marín, quien usó todo su liderazgo en el Partido y la izquierda para combatir la homofobia.
Hoy en mi partido, podemos decir orgullosos que nadie tiene porqué ocultar su identidad de género, por el contrario, destacados dirigentes sindicales como Cristian Cuevas, resaltan pública y libremente su orientación sexual, algo impensable en el movimiento obrero de principios del siglo XX.
Hace algunos días en el Congreso Nacional, me tocó el honor de votar por el Pacto de Unión Civil, un pequeño gran paso en el camino por más derechos para la diversidad sexual, pero queda mucho por lograr, mucho por aprender, mucha democracia por conquistar, para eso también debemos mejorar como seres humanos, se trata de entender como un valor nuestras diferencias.
Hasta siempre Pedro, gracias a tu lucha esos niños que nacerán con una alita rota volarán en el cielo rojo de esa revolución que tú también soñaste. Estoy segura de que llegará ese socialismo y gracias a ti, será un socialismo multicolor.

 

 

Otras noticias

sala-cuna-2
Ver más
camila-homecenter
Ver más
dieta-camila
Ver más

Noticias recientes




Redes Sociales







YouTube responded to TubePress with an HTTP 410 - No longer available
 
 
 
 
 
 
 
 
Camila
Bienvenido al sitio web oficial de la Diputada Camila Vallejo. El propósito fundamental es poner a disposición de todos ustedes, de forma totalmente transparente, nuestro trabajo.
Contacto
camila.vallejo@congreso.cl
(+56 2) 2905 31 53
Lia Aguirre 352, Paradero 14 de Vicuña Mackenna

Formulario de contacto

Ubicación